En los últimos años el país ha vivido momentos de confrontación, incluida la de los poderes públicos. Recordar aquellos momentos es de vital necesidad para no caer en el olvido y no se repitan hechos que, perpetrados por sectores que querían tumbar el gobierno por cualquier medio, se convirtieron con el paso del tiempo en una desesperación de no poder alcanzar la toma del gobierno, lo que trajo muchos sufrimientos para el pueblo venezolano: desabastecimiento y especulación; privación de servicios públicos por los sabotajes cometidos; daños a bienes públicos y privados; “guarimbas” en permanente acción destructora en calles y avenidas; intentos de golpes de Estado e invasiones con mercenarios al territorio venezolano; apropiaciones y robos de bienes del patrimonio público en el exterior; bloqueos económicos y financieros desde EEUU y la Unión Europea, así como otras acciones criminales unilaterales contra el país. En fin, en la intención de acabar con el Gobierno y la revolución bolivariana se produjo esa desesperación en circunstancias muy especiales de los desesperados políticos. Pero debemos tener en cuenta algo que advirtió Sören Kierkegaard cuando desarrolló el “Tratado de la desesperación”; él decía que lejos de aliviar al desesperado, el fracaso de su desesperación para destruirse es, por el contrario, una tortura que reaviva su rencor, su aversión. No olvidemos, entonces, lo expresado por este filósofo en su reflexión sobre el sentido de la existencia porque el odio o el rencor están por ahí ocultos.

Hoy Venezuela viene superando su crisis y aquellos momentos de confrontación, que incluso llevó a la muerte de venezolanos, ya están superados, no así las irritantes medidas o sanciones unilaterales impuestas por EEUU y la Unión Europea que bloquean el desarrollo del país, pero que en nada impedirán su recuperación económica y, en lo fundamental, que Venezuela siga su camino de Estado constitucional de derecho que se define en la idea de supremacía constitucional con su garantía jurisdiccional frente a todo, incluso contra cualquier “guarimba legislativa”, como aquella que intentó la Asamblea Nacional anterior de imponer un Estatuto sustitutivo de la Constitución y liquidador de la democracia. La ley se aplica si es constitucionalmente válida y todas pasarán por el filtro de la constitucionalidad llamado “garantía jurisdiccional. Así de sencillo.

QOSHE - Aquellos momentos de confrontación - Beltrán Haddad
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Aquellos momentos de confrontación

5 5 0
18.09.2022

En los últimos años el país ha vivido momentos de confrontación, incluida la de los poderes públicos. Recordar aquellos momentos es de vital necesidad para no caer en el olvido y no se repitan hechos que, perpetrados por sectores que querían tumbar el gobierno por cualquier medio, se convirtieron con el paso del tiempo en una desesperación de no poder alcanzar la toma del gobierno, lo que trajo muchos sufrimientos para el pueblo venezolano: desabastecimiento y especulación; privación de servicios públicos por los sabotajes cometidos; daños a bienes públicos y privados; “guarimbas” en........

© Últimas Noticias


Get it on Google Play