We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Por un país de lectores

4 0 0
11.02.2019

Algunos creen que los libros son objetos anacrónicos. Algunos jamás han abierto uno, a no ser los de texto de la escuela, que son obligatorios. Algunos han cumplido toda su existencia sin haber disfrutado una novela, un cuento, un sencillísimo poema…

Ciertamente, se puede vivir sin leer. E incluso, hasta se puede vivir intensa y satisfactoriamente; es cuestión de prioridades e intereses. Pero solo los que incluyen la lectura en sus rutinas habituales saben lo que se pierden los que no.

Cuando se dice que el libro (la literatura, en su más amplio espectro) es la base de la pirámide cultural, se asume que todas las aristas del conocimiento humano, todos los saberes, todas las técnicas y procedimientos, o sea, el inmenso acervo de la humanidad… todo puede ser “concretado” y “explicado” en palabras.

La palabra (y en consecuencia, la escritura) es la suprema expresión de la cultura.

A todo eso habría que añadir el patrimonio artístico, que tiene en el libro uno de sus soportes esenciales.

Leer, por tanto, no es solo un entretenimiento, es también una necesidad de........

© Trabajadores