We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Yasna Provoste: “El Aula Segura era como el Cometa Halley de Pinochet”

11 32 192
08.11.2018

A puerta cerrada, en la oficina en Santiago de la senadora Yasna Provoste, un grupo de asesores analiza con ella algún asunto que es imposible captar desde afuera. Lo que sí se siente, cuando la puerta se abre, es la agitación de cualquier equipo que va ganando. La jornada laboral está terminando, pero nadie quiere irse.

Yasna Provoste (DC) asumió como ministra de Educación en el primer gobierno de Michelle Bachelet en 2006, en reemplazo de Martín Zilic, quien cayó en medio del “pingûinazo”, la movilización masiva que puso el tema de la educación al centro de la discusión política. Tenía apenas 37 años, pero logró superar con éxito esa crisis. No pudo, sin embargo, con los embates que sufrió dos años después. Los partidos de derecha, entonces en la oposición, consiguieron la aprobación de una Acusación Constitucional en su contra, bajo la causal de “no corrección” de “graves infracciones e irregularidades” cometidas por la Seremi Metropolitana.

El proceso partió con una interpelación liderada entonces por la diputada Marcela Cubillos, hoy titular del Ministerio de Educación.

Tras la destitución, Yasna Provoste debió esperar cinco años para volver a ocupar un cargo público. Acabado el castigo, venció en la primaria interna de su partido y fue electa diputada en 2014, con una alta mayoría, por la Región de Atacama, de la que es originaria. Es senadora desde noviembre del año pasado y en marzo, coincidiendo con el regreso de Sebastián Piñera al Gobierno, asumió la presidencia de las comisiones de Minería y Educación. En el ejercicio de este último cargo asumió un vistoso liderazgo opositor, con el que consiguió aportillar los objetivos originales del proyecto “Aula Segura”, que el gobierno pretendía aprobar en tiempo récord, navegando sobre el viento favorable de las encuestas.

Cuando te fuiste del Ministerio de Educación, dijiste que se había cometido una injusticia en tu contra. ¿Cómo ves ahora todo lo que sucedió entonces?

-Siempre es doloroso cuando una persona es objeto de una injusticia, en que había una determinación previa respecto del resultado que se quería obtener. Pero yo siempre, y tiene que ver con mi cosmovisión, tiendo a mirar las cosas como algo positivo. Ese hecho, más allá de que fue tan injusto, también fue una reafirmación para mí en la política, desde la perspectiva de que la contribución a la sociedad, no puede estar sujeta a lo que a uno le tocó vivir. Por eso, no dudé en ningún momento en seguir muy activa políticamente. Cuando me presenté de candidata a diputada pasé por un proceso de primarias, que ganamos, pero no fue sencillo. Como para muchos, nada ha sido regalado. Todo ha sido a punta de mucho esfuerzo y sacrificio, pero me siento muy reconfortada con el cariño de la ciudadanía. Resulté electa como primera mayoría en mi región. En estas elecciones senatoriales fui primera mayoría nacional. Eso también, va consolidando el cómo una situación de injusticia uno la va transformando en algo mucho más esperanzador para la política.

Yasna Provoste asegura que su salida del ministerio no fue un reflejo de fracaso. Relata que, “gracias al diálogo”, logró importantes acuerdos con el movimiento estudiantil y como prueba de ello relata que los dirigentes de entonces, César Valenzuela y Karina Oliva, la visitaron hace algunos años en su casa en Vallenar y que se rieron recordando los entretelones de aquellas negociaciones. Y que con el Colegio de Profesores logró un acuerdo que dio paz al gobierno por cuatro años. Y que se aprobaron proyectos importantes para destinar más recursos a la educación de los más desfavorecidos en la sociedad.

¿Por qué tu sector no pudo defenderte, entonces? ¿Qué demonio despertaste para que esa Acusación Constitucional posperara?

-Creo que había personas que tenían la preocupación de que yo iba a ser candidata a senadora, pues parecía el trayecto natural. Y muy honestamente, para mí ese no era un objetivo. El tema parlamentario me era más bien lejano, porque tengo una personalidad ejecutiva y los temas legislativos son de tan largo aliento. De todos modos, ahora he encontrado un camino de ir empujando transformaciones que son importantes para la vida cotidiana de la ciudadanía.

¿Era así de pequeño el objetivo? ¿Evitar que fueras senadora o había algo más?

-Yo creo que, además, a la elite de este país le molestaba que una persona como yo, que estudió en una escuela básica con número, que no estudié en las universidades tradicionales, sino que en la Universidad de Playa Ancha, estuviera en esa cartera. Me imagino que en esos mundos debe ser incómodo que una persona de estas características llegue a una responsabilidad tan importante .

O sea ¿hubo clasismo también en esa decisión?

-¡Sin duda!

¿Lo sentiste alguna vez en algún comentario, en algún gesto?

-Sí, pero me quedo con la opinión de hace unos días. Estaba en Alto del Carmen, en la celebración del aniversario y se me acercó un joven que me dijo: “Yo fui a la universidad, porque cuando yo la vi (en el Ministerio), me dije: ‘Se puede. Es posible’. Creo que eso, también, es muy importante para muchas personas y, en el........

© The Clinic