We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Fin de un ciclo para Catalunya y también para España

0 0 0
14.11.2017

La confrontación bloque independentista versus bloque estatal no lleva a ninguna parte excepto para excitar las emociones sociales de unos y otros y la incapacidad política de entender al otro. Creo que sería conveniente que cada bloque analice sus errores y excesos y también intentar entender las razones de los otros. En el caso del independentismo me parece indispensable replantear no solo su estrategia también su propia naturaleza. ¿El bloque independentista es la mejor manera de progresar en Catalunya? Por lo visto no hay ni una mayoría social ni una fuerza política suficientes para avanzar hacia la independencia y menos aún a corto plazo. Se necesita ampliar un conjunto de actores políticos y sociales en Catalunya y también aliados en España. La consulta o referéndum y el diálogo con el otro en lugar de la represión como la actual puede ampliar considerablemente la mayoría catalanista (independentista y no independentista) y los sectores progresistas y de izquierdas. Sería lógico que asi fuera ante las inminentes elecciones catalanas.

Pero si miramos un poco más lejos hay que plantearnos una cuestión más ambiciosa. Pensar a la vez Catalunya y España. No se ha tenido en cuenta que en Catalunya hay una parte importante de la sociedad no quiere la independencia. Y es probable que algunos independentistas de hoy, indignados por el trato recibido estos últimos tiempos, pueden orientarse si se les propone un acomodo en un Estado plurinacional. Por lo tanto hay que establecer lazos entre ambos catalanes, los unos de siempre y los otros de Candel, los que viven y trabajan en Catalunya. Para ello no basta con la cuestión nacional como identidad y autogobierno, También hace falta un proyecto social y económico que movilice a las clases populares. Hay que tener en cuenta que el gobierno del PP y de los Ciudadanos y una parte de la dirigencia socialista coinciden en un proyecto de recentralización política, Estado más autoritario y políticas económicas que tienden a dualizar la sociedad. Lo cual afecta tanto a los catalanes como al conjunto de los españoles como podremos confirmar cuando haya recesión el próximo año. El independentismo catalán hasta hoy no ha podido o no ha tenido en cuenta lo suficiente a los catalanes sin tradición catalanista o de familias originarias del resto España de y menos aún al resto de españoles que además han sido influenciados y a veces manipulados por la reacción españolista. En el siglo XIX vendimos productos materiales. En el siglo XX vendimos ideas sociales y políticas democráticas. Hoy se trata de superar el modelo de 1978, no solo en el marco político y jurídico y en la organización territorial, también en las políticas sociales y económicas que nos afectan a todos. Pero nos hemos encerrado en “nostra Catalunya”, gran error. El gobierno español por su parte convierte la diferencia, legítima, en supuesto privilegio y los problemas y los déficits del Estado, democráticos y sociales, los transferirá a todos los catalanes, sean o no, independentistas.

El catalanismo político fue un factor importante para iniciar los procesos democráticos a lo largo de los años 70 del siglo pasado. Lo personificó la Asamblea de Catalunya. Y........

© Público