We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La sal de la justicia

3 5 39
11.07.2018

Se puede vivir enfermo, pero no se puede vivir sin justicia, decía mi papá, que gustaba de exagerar las cosas para que se advirtiera mejor la importancia del Derecho.

Me repitió muchas veces que la única razón por la cual jóvenes en la flor de su existencia son capaces de arriesgar su vida, su libertad, sus comodidades, es por alcanzar la justicia, esa que solo es comprendida en su anchura cuando nos falta o está herida.

No entiendo el desarrollo sin justicia, como tampoco lo comprendo sin democracia. Los indicadores actuales para medir las sociedades e instituciones de avanzada deben considerar a la justicia como parámetro, porque sin ella da igual cuánto pan y petróleo se tenga en la despensa y en el pozo.

En el libro I del Digesto del emperador Justiniano se lee que la justicia es la voluntad constante de dar a cada cual lo suyo. La vida que llevamos es todavía la persecución de un poco de ese equilibrio, para que al menos cada cual tenga una parte de lo que le debería tocar.

Es extraño cómo hemos aceptado como civilización humana prescindir de la justicia y la democracia. Nadie sopesa hoy vivir sin electricidad después de haberla conocido, ni vivir sin Internet y su Facebook y su YouTube, después de haber navegado por sus aguas arremolinadas........

© OnCuba