We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Corrección e idea fija

2 17 26
21.06.2018

Sócrates fundó la ética del conocimiento viendo en el dogmatismo no solo la estupidez suprema, sino el principal enemigo de la concordia y el progreso humano, pues subordina la experiencia a la creencia y suple su incapacidad persuasiva decretando que cambiar de idea es alta traición, y el apóstata será castigado como quien asesina por gusto. En 399 a.C., cuando bebió de buen grado su cicuta, la democracia ateniense tenía poco más de cien años, y estaba vigente el crimen de asébeia o impiedad –previsto para actos de desprecio hacia los dioses, la polis y las costumbres-, aunque respetar sus cualidades le evitó morir de sed en un calabozo, como prescribía la ley vigente.

Arrepentida poco después, Atenas castigó a sus dos acusadores, y el mundo civilizado acabaría abrazando en teoría la ética del conocimiento. Sin embargo, su actitud observante y reflexiva topó con la crisis unida a pasar de la sociedad comercial desarrollada por griegos, fenicios y cartagineses a la sociedad esclavista romana, donde los siervos dejaron de concentrarse en la esfera doméstica y monopolizaron la mano de obra –tanto inespecífica como especializada-, fulminando al tiempo el empleo del hombre libre y la productividad. Sin perspectivas de promoción, la inventiva se tornó arte de la desidia, y la innovación pasó a considerarse cosa indeseable.

De un trabajo invariablemente servil partió ligarlo con el pecado original, mientras el crimen de impiedad se generalizaba como delito de herejía,........

© Libertad Digital