We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El Diablo y mi compadre

4 0 1
24.07.2017

En la Edad Media se creía que el Diablo era omnipresente, al igual que Dios. “Ubique daemon” (el Diablo está en todas partes) escribió Salviano, un discípulo de San Agustín. En el libro de Apocalipsis se le atribuye al Diablo la cualidad de engañar a todo el mundo, y se explica que fue precipitado a la tierra en forma de dragón como castigo. Entonces, ¿es la tierra su morada infernal?

Al escritor Jesús Urzagasti le gustaba conversar sobre el Diablo, y en varios pasajes de su obra hace alusión a su presencia. Lo hacía desde una perspectiva personal, similar al diablo interior de Paul Valery que afirmaba: “Creo en dos palabras y (ésa es toda mi metafísica y mi moral), que Dios existe y que también existe el Diablo, pero en nosotros”.

En cambio, mi compadre Teo ve estas preocupaciones desde otro punto de vista. Sus ojillos de chamán siberiano parecían dos llamas de fuego cuando me recibió en su taller, del que emanaba un fuerte olor a clefa. Detrás de él aparecían colgados varios pares de zapatos........

© La Razón