We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

A partir de la Ley Mulder

2 4 0
13.01.2018

En un tiempo en el que las redes sociales son más efectivas para informar rápido (no bien) y en el que los periodistas ya no buscan la calle sino que se conectan para repetir el rumor, el periodismo dejó de ser efectivo para su función histórica. Comparar al "periodismo ciudadano 2.0" con el tradicional es como comparar una liebre y un elefante (a nadie le importa si la liebre es errática, llega más rápido). En los tiempos de la virtualidad y el tiempo real, todos quieren "saber" de inmediato. Los grandes diarios, con calendarios fijos de cierre y distribución, terminan siendo como libros de Historia, repitiendo lo que ya todos saben desde el día anterior. En una sociedad que no lee ni analiza, que solo acumula información en capsulas, el valor agregado de la opinión prestigiosa es prescindible. Por tanto, la información que los diarios ofrecen y sus análisis, sirven poco y servirán cada vez menos mientras no sepan adaptarse a una modernidad más parca y expeditiva.

Desconectado de las múltiples posibilidades de la celeridad tecnológica y aún sin entenderla, los grandes medios impresos tienden a depender de una publicidad privada esquiva (que empieza a migrar a Internet, y más precisamente a los móviles) y de una publicidad estatal que podría "condicionar" las formas de hacer periodismo.

El periodista y los directores de medios se enfrentan a un público que se ha transformado y no logran entender el proceso, abstraídos en lo que tienen que decir sobre los hechos al día siguiente. Diez horas es letal para una noticia, nadie lee libros de Historia. El periodismo........

© La Mula