We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Bah. ¿Y qué esperábamos del gabinete?

5 90 553
04.04.2018

En el Perú, una de las actividades más banales, junto a pelearse vía Facebook con Mario Vargas Llosa, es medir “qué tan político” es un gabinete. La conclusión será siempre la misma: “es más técnico que político”, seguido de cuatro frases igual de predecibles como “les falta política”. Esto último lo he escuchado de académicos y analistas que no han armado ni una lista para un Centro Federado, pero pueden pontificar con aquella gran seguridad que solo brinda el enorme lago navegable del sentido común.

Sincerémonos: decir “le falta política” es una definición muy peruana. En los países vecinos la discusión sería otra. En el Perú, donde no discutimos nada, solo nos queda decir si Perico es técnico o Marucha es política, y meter de contrabando nuestras inclinaciones ideológicas.

Dejando de lado lo anterior, podemos concluir que el actual gabinete no rompe con el patrón de lo que va de este siglo. Por un lado, lo económico (“lo principal”) queda en manos de la ortodoxia. Nadie espera un cambio brusco con David Tuesta ni con Daniel Córdova. De hecho, de este último se espera que sea un claro sucesor de Bruno Giuffra y Pedro Olaechea, quienes convirtieron al Ministerio de Producción en el Ministerio de la Pesquería y mandaron al diablo la Diversificación Productiva iniciada por el millonario comunista Piero Ghezzi.

Por otro lado, lo social (“lo accesitario”) va para los caviares y aquellos que habitan el campus de la Universidad Católica. Patricia Balbuena, Christian Sánchez, Liliana La Rosa, entre otros.

Y a eso se reduce todo. Casi no hay más que analizar.

Salvo que usted quiera afirmar “este gabinete es poco político”.

Desmenucemos. Primero, no hay gabinetes “políticos” en el Perú porque tampoco hay una........

© La Mula