We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Haz algo, Oblak

3183 56 13
20.03.2017

A ciertas horas el trabajo de portero de fútbol consiste en esperar con los pies encima de la mesa a que ocurra algo interesante. Su oficina puede resultar un sitio vagamente aburrido. Debe ser así. Esperar a que la paz se rompa, y someterse a la sorpresa, es una de sus atribuciones, como cuando desayunas tranquilamente y al abrir el periódico escupes el café y le gritas a tu pareja: “¡Cariño, tienes que ver esto!”. Ese paso del aburrimiento al vértigo al que se someten los porteros de repente copia episodios de la vida de cualquier persona, a la que se le complica la vida en unos pocos segundos, cuando creía que la tenía controlada. Oblak, el portero del Atlético, vivió ese cambio ante el Bayer Leverkusen, y de qué forma.

Su triple parada fue una escena de suspense perfecta. Al acabar te alegraste de estar vivo. Cuando Giménez perdió el balón en las inmediaciones del área, junto a los acantilados, y el delantero Julian Brandt arrancó hacia la portería, todos nos agarramos con fuerza al brazo del sofá. Un lance de poca monta se convirtió en medio segundo en un asunto de vida o muerte. Todo pasó tan rápido que el delantero no tuvo tiempo de preguntar, por cortesía, “¿es aquí la portería del Atlético?”.

Sin más, lo encaró. Frente a la televisión, con la muerte en los talones, nos sentimos partícipes de la angustia de aquella señora que acudió al cine a ver La........

© El Pais