We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Uruguay y Brasil sorprenden en el mercado del aceite de oliva sudamericano

372 52 41
21.04.2017

El Duo de Finca Babieca es un aceite de oliva virgen extra que queda marcado en la memoria. Nace de aceitunas de las variedades frantoio y arbequina –la primera originaria de Italia, española la segunda– y se muestra goloso e intrigante. Hacía tiempo que no encontraba un aceite tan llamativo. Me engancha en cuanto lo huelo. Muestra un aroma tan franco a manzanilla que impacta, y no es un recurso de catador rebuscado que convierte matices en recuerdos y luego les pone nombre. Nada de eso; el olor a manzanilla es tan notorio que no deja un solo resquicio a la duda. Cruzo una mirada con mi compañero de cata y lo veo con las cejas arqueadas y una sonrisa bien marcada. Nos hemos copiado el gesto. Al probarlo, la sorpresa se traslada a la boca. El picor es suave y amable; es rico, divertido y sobre todo diferente. Tiene una personalidad bien marcada y se muestra goloso. No me importaría seguir bebiéndolo, sorbo a sorbo. El asombro aumenta cuando ves la ficha: es un aceite uruguayo, crecido, extraído y envasado en la Sierra de los Caracoles, provincia de Maldonado, no muy lejos de Punta del Este.

El paraíso ignorado

Rey nuevo en el trono de la cocina

El olivo llegó a Uruguay a comienzos del siglo XVII, pero las plantaciones que han impulsado la nueva industria oleícola uruguaya no tienen más de quince años de vida y son poco conocidas. Es una historia paralela, punto por punto, a la del olivar brasileño. Uruguay y Brasil acaban siendo las protagonistas de la cata que he organizado con muestras de todos los países productores de Sudamérica. Hay aceites de zonas más tradicionales como Perú, Argentina y Chile, además de Uruguay y Brasil. Sólo falta Paraguay, donde las plantaciones de olivos llegaron hace apenas un año y la producción se hará esperar alguna temporada más.

Las sorpresas se acumulan sobre la mesa. Desde Rio Grande, al sur del Brasil, llega otra muestra que insiste en la diferencia. Se llama Verde........

© El Pais