We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Acoso a la cubana

2 12 49
13.01.2018

A qué adolescente cubana no le ha tocado ser conquistada por un profesor.

Qué miliciana no recibió aquí una “cariñosa” nalgada de manos de un superior que trataba de “animarnos” durante los ejercicios, maniobras de entrenamiento militar.

Qué trabajadora cubana no ha sido asediada por su jefe, por un colega del trabajo o algún dirigente político quien, al sentirse no correspondido, le va haciendo la vida imposible hasta lograr destituirla de su cargo y en muchas ocasiones, desertar.

¿Qué pasaría si denunciáramos estas conductas? Es algo tan corriente que no creo se tenga demasiado en cuenta.

Inscribase para obtener acceso digital ilimitado a nuestro sitio web, aplicaciones moviles y el periodico digital.

En Cuba el piropo subido de tono, los juegos sensuales o sexuales, la conquista abierta y el llamado “zorreo” ya son parte de la vida cotidiana. Esto, debemos admitirlo, no viene solo de parte del hombre, somos muchas veces nosotras las mujeres quienes empezamos el retozo.

No existen multas, condenas o advertencias a partir de una mirada, una proposición decente o indecente y es que el canon de la decencia ha desaparecido de la nomenclatura de muchos cubanos. Para algunos ser decente es bien abstracto, un rezago, algo........

© el Nuevo Herald