We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Armando, Ernesto, Eduardo y Ariel

1 0 0
12.07.2018

No hay observador, por mucho que repudie el castrismo, que niegue la eficiencia represiva del régimen y su maestría para construir cárceles y campos de concentración, dos realidades que caracterizan la dictadura que avasalla a los cubanos desde hace casi sesenta años.

La población penitenciaria en Cuba es particularmente alta. Hay estimados que aseguran que los presos superan la cifra de 70,000, una distinción válida, porque en realidad presa está la mayoría del pueblo por las numerosas restricciones impuestas por la tiranía.

Los reclusos están distribuidos entre unas 180 prisiones de seguridad extrema, a los que hay que sumar centros correccionales y granjas de trabajo, una cifra espeluznante si se tiene en cuenta que al triunfo de la insurrección en el país funcionaban 14 cárceles, una evidencia incontrastable de la eficiencia del régimen en ese campo.

Las causas que motivan esta población penal son varias. Primero, los que van a prisión por perpetrar delitos que en cualquier sociedad son punibles, aunque en Cuba las sentencias están influenciadas por la conducta política del........

© el Nuevo Herald