We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Depresión y euforia en las protestas culturales

2 5 65
06.07.2018

Cuando las religiones, los mitos y la fe en el fascismo o el comunismo se desplomaron, sobre el escenario de la historia sólo quedó en pie el capitalismo. Es uno de los diagnósticos del marxismo depresivo anglosajón. Nuestra época, dicen sus sombríos teóricos, es triste, vacua y patológica porque ya no creemos en nada. Carecemos de visiones de futuro, ideales utópicos o proyectos de comunidad. A cambio sólo nos ha quedado el consumo y una desesperada, aunque siempre inconclusa, carrera en busca del placer.

Esta falta de sentido o de una creencia compartida es la que ha convertido a muchas prácticas artísticas en rituales vacíos o meramente narcisistas. Como en realidad no creo en nada, y además sé que los demás tampoco, me invento un ritual arbitrario para que cada cual proyecte en él lo que quiera. Hago cosas........

© El Espectador