We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Micro-reformas

6 0 0
13.09.2017

Tal vez tu vivienda necesite reforma, pero no puedes hacerla, porque no tienes el dinero, o te lo impide alguna ordenanza municipal. Quizá tu empresa propia necesite una reforma, o aquella donde eres empleado, gerente, trabajador, proveedor o cliente; pero no hay dinero, o una ley lo impide.

Tal vez pasa igual con tu compañía telefónica, o de seguros, la escuela para tus hijos, o el taller mecánico para tu nave: necesita una reforma, pero no hay dinero. O las leyes malas impiden los cambios necesarios. Son las que nos empobrecen.

A veces esas leyes conceden monopolios que “protegen” de la competencia a empresas ineficientes, y les permiten evitar los cambios necesarios para ser mejores: más eficientes, serviciales, productivas y rentables. Eso no pasa sólo con las empresas; también con los partidos políticos. Leyes electorales y de partidos impiden la emergencia de nuevas agrupaciones políticas: a las existentes les conceden un monopolio; y a cambio les marcan unas pautas muy rígidas, que impiden a sus bases promover cambios, y a sus cúpulas les garantizan inmunidad ante la crítica o el cuestionamiento.

En muchas Iglesias, la feligresía es demasiado pobre como para dar diezmos y ofrendas suficientes, y así fundar escuelas, clínicas médicas, y asilos para ancianos y desvalidos. Pero aún si hubiese bastante en donativos particulares, las leyes siempre ponen trabas: si hubiese dinero, no habría libertad. Y eso no pasa sólo en las Iglesias; también en instituciones filantrópicas laicas: Club de Leones, rotarios.

Son todas micro-reformas que no se hacen, por escasez de recursos, o falta de libertad: estamos económicamente pobres, y legalmente restringidos; “des-empoderados” en capacidad de decisión y acción.

Pero las Cinco........

© El Dia