We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El Perú e Irlanda, por Carmen McEvoy

3 9 48
13.01.2018

En la década de 1850 mis bisabuelos Thomas y Martha dejaron su pequeño pueblo de Kilkenny huyendo de una hambruna que mató a un millón de irlandeses, lanzando a una cantidad similar al exilio. La tierra de James Joyce, Oscar Wilde, Michael Collins y la cerveza Guinness se erige hoy en ejemplo no solo de prosperidad económica, desarrollo sostenido y previsión social, sino de defensa de los que sufren hambre alrededor del mundo. Desde hace una década, Irlanda lidera una política global de seguridad nutricional para los millones que todavía padecen el flagelo que vivió su pueblo en el siglo XIX.

Entre 1845 y 1855, Irlanda sufrió el mayor desplazamiento de población de los tiempos modernos. En un contexto de miseria y desesperación indescriptible, un cuarto de su población dejó su hogar durante la llamada diáspora irlandesa. La razón fue la plaga de la papa, tubérculo del cual dependía la sobrevivencia de miles de familias campesinas. Sojuzgadas por una economía de monocultivo pero también por un inquilinaje injusto que sometía al campesino a una feroz explotación.

El cruce del Atlántico en los llamados barcos-ataúd con dirección a América da cuenta de dramáticas historias de centenares de familias enfrentando un forzado exilio sin ninguna arma a su disposición salvo un imbatible deseo de sobrevivir. Apiñados, sin luz, sin comida, en terribles condiciones sanitarias y en una atmósfera de insoportable fetidez, los........

© El Comercio