We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Sospechosas ventiscas en las redes

2 0 0
11.02.2019

En Regla, el mandatario cubano visitó las labores de recuperación en viviendas a la vera de la avenida Vía Blanca. Foto: Estudios Revolución.

No bien se habían aplacado los zarpazos del tornado que sacudió a la capital el pasado 27 de enero, cuando comenzó a sentirse un raro concierto de soplos para atizar, sobre los dolorosos escombros y duelos de la urbe, otros extraños y muy oportunistas remolinos.

Si como acuciosos meteorólogos de las tormentas, ya en este caso nada naturales, se hurga en la dirección que tomaron los vientos de estos otros ramalazos, se percibiría, desde el borde mismo y hasta el centro de este «raro rabo de nubes», que su mayor intensidad estaba dirigida a desacreditar la capacidad del Estado socialista para asistir con la urgencia y sensibilidad requerida los efectos del desastre. En contraposición, se intentaba glorificar los aires de un sector privado muy rápido y sensitivo y el de una ciudadanía solidaria atada a los burocratismos, prejuicios y la incapacidad de ese Estado.

Las condiciones atmosféricas que llevaron al desgarrón de finales de enero en la capital son fáciles de verificar, si nos atenemos a la sapiencia acumulada por los meteorólogos y otros especialistas criollos, pero vale la pena desentrañar qué condiciones —nada celestes— intentaron, y todavía lo pretenden, provocar esta otra tormenta.

En las fértiles sabanas camagüeyanas la sapiencia guajira intuiría que «verde con pinta, guanábana»: Estas........

© Cubadebate