We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Venezuela: Un poderoso misil contra el sistema financiero del imperio

5 0 0
14.09.2017

El pasado 15 de agosto se cumplieron 46 años de la fecha en la cual aquel presidente gringo de nombre Richard Nixon señalase, en un discurso pronunciado en cadena nacional de televisión, que había ordenado suspender “temporalmente” la convertibilidad del dólar en oro u otros activos de reserva (1). Como se recordará este personajillo que es el mismo que se vio obligado a dimitir poco antes de la mitad de su segundo período para evitar un juicio político que a todas luces le resultaría adverso, era conocido desde los tiempos de su campaña electoral para el senado, con el despectivo y descriptivo apodo de “Tricky Dick”, que podría traducirse, de una manera muy libre, como “Richarcito el tramposo”.

Difícil es saber si Nixon realmente creía en el carácter temporal que dijo que tendría la medida, pero sobre lo que no puede existir duda alguna es que estaba mintiendo impúdicamente al decir que la causa que la había motivado era un supuesto ataque especulativo del que estaba siendo objeto ese signo monetario, ya que como presidente tenía que saber que la razón para estar violando los acuerdos de Breton Woods, firmados en 1944, que establecían que por cada 35 dólares emitidos los EE.UU. tenían que tener 1 onza de oro como respaldo, era que las bóvedas de Fort Knox estaban a niveles más que críticos en virtud de los enormes gastos generados por las fallidas guerras de Corea (1950-53) y de Vietnam, esta última devenida en una aplastante derrota militar, política, económica, social, ética y moral para el imperio, que habiendo sido iniciada en 1955 estuvo vigente hasta 1975.

No obstante, no le faltaba razón a Nixon cuando decía en apoyo de la decisión, de manera muy petulante, que: “La fuerza de la moneda de una nación se basa en la fortaleza de la economía de ese país y la economía de Estados Unidos es de lejos la más fuerte en el mundo”. Hoy, a 46 años de distancia, podemos decir que era la más fuerte, ya que a partir de este año sin duda alguna será superada por la de esa gran nación que es la República Popular China.

Ahora bien, no contentos con continuar teniendo la moneda de reserva mundial, sin tener que respaldarla con oro físico en sus bóvedas, Nixon y Henry Kissinger, el mismo dúo terrible que no tuvo el más mínimo empacho en destruir la economía de Chile antes de derrocar a Allende en 1973, lograron firmar un tratado con Arabia Saudita, a cambio de venderle armas y protección militar contra sus vecinos, según el cual este país que era, como aún sigue siendo, el mayor exportador de petróleo del mundo sólo vendería su petróleo en dólares. Posteriormente en 1975, por razones de desconfianza hacia los otros miembros, todos las naciones integrantes de........

© bolpress