We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

¡Hasta cuándo el argumento de la Guerra Económica!

2 10 1
06.12.2018

"…no se trata de una condición en la cual el pueblo,

hoy engañado, pueda en principio ser sacado mediante

la aclaratoria política/ideológica sin ninguna necesidad de cambiar

radicalmente el orden socioproductivo bien atrincherado…la falsa apariencia

surge de determinaciones estructurales objetivas y se ve constantemente

reforzada por la dinámica del capital…"

István Meszaros. El desafío de la carga de tiempo histórico

Esta cita, va en sintonía (estirándola un poco), con la idea que intentaba plantear en mi último artículo, https://www.aporrea.org/economia/a272647.html, es decir, de qué funcionaría que el día de mañana un economista de la oposición reconozca que la profesora Pascualina estaba en lo correcto, y que efectivamente hay Guerra Económica, que el dólar paralelo es netamente especulativo, etc. Si la producción sigue en caída libre, la gente observa cómo el salario real se desmorona, y el gobierno sigue actuando con esta parsimonia, pero además cuando actúa empeora todo. A las personas les importará poco si el argumento de ineficiencia estructural del gobierno es falsa apariencia, o si la Guerra Económica es la realidad develada cortesía de los análisis de los economistas del "Mito de la Maquinita" y "la inflación no existe".

El gobierno pareciera encontrarse en la encrucijada de la persona que no puede mascar chicle y caminar al mismo tiempo, "O me dedico a explicarle a la gente que estamos bloqueados, o me dedico a influenciar las variables reales internas que amainen el problema, pero ambas a la vez, ES IMPOSIBLE".

Antes de abordar el artículo, en el cual prometí aportar posibles soluciones a esta situación, quiero reforzar dos pensamientos que al parecer no quedan muy claros. (1) SÍ EXISTE BLOQUEO FINANCIERO, por la vía del cierre de Bancos Corresponsales y congelamiento de facto de cuentas, y por la vía del retraso de pagos a través de los pocos bancos con servicio de corresponsalía que tenemos, por órdenes de los bancos occidentales más importantes, o por el chantaje de aplicar sanciones a los bancos que tramiten nuestras solicitudes.

(2) Por otro lado, creo que los economistas del "Mito de la Maquinita", podrían repasar la teoría inflacionaria de uno de los principales economistas heterodoxos de este lado del charco, Juan Noyola. Existen variables estructurales que afectan la inflación (entiéndase la organización del sistema productivo, las asimetrías de crecimiento entre cada uno de los sectores de la economía, la cualificación de la mano de obra, la productividad de la maquinaria, relación de productividad entre países centro y países periféricos), y variables que orbitan sobre estas, que como expliqué en el artículo pasado son las variables nominales (masa monetaria, tipo de cambio, tasas de interés, entre otras). Para Noyola, actuar sobre las variables nominales son medidas cortoplacistas, que de igual forma se deben cuidar, pero no generan cambios estructurales en el sistema productivo. Visto de otra forma, no actuar sobre desequilibrios en las variables nominales puede afectar las variables reales, actuar solamente sobre las variables nominales no equilibrarán los desequilibrios de las variables reales. Por otro lado, actuar sobre las variables reales tiene un mayor impacto en la estabilidad de las variables nominales que visto todo al revés. Tremendo trabalenguas acabo de decir, pero es un enfoque mucho más ajustado a la realidad de economías periféricas que los modelos creados en los países "desarrollados" o como los quieran llamar.

Tengo que reconocer algo, abordé el pensamiento de Noyola........

© Aporrea