We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Objetivos de desarrollo sostenible y fondos soberanos

1 0 5
21.12.2017

Hay un interés global por el papel que pueden desempeñar los inversores institucionales para ayudar a alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible. Los SDGs, por sus siglas en inglés, son 17 objetivos de desarrollo sostenible acordados en septiembre de 2015 por los 193 países miembros de Naciones Unidas. El primero y principal es la erradicación de la pobreza. Los antecesores de los SDGs fueron los MDGs (“millenium development goals”) que tuvieron un éxito sin precedentes en la erradicación de la pobreza, gracias fundamentalmente al crecimiento en China, donde se calcula que 439 millones de personas salieron de la pobreza en las dos últimas décadas.

Los SDGs amplían los objetivos del milenio e incluyen otros como el cambio climático, la desigualdad, la innovación o el consumo sostenible. El énfasis se amplía también. Junto al objetivo principal de erradicar la pobreza, se añaden dos: la protección del planeta y la búsqueda de paz y prosperidad.

Nadie duda de la importancia de esta iniciativa. Hoy, 767 millones de personas siguen viviendo con menos de 1,90 dólares al día. Además, es sabido que los efectos del cambio climático y la subida de temperaturas impactan en países que no están preparados para defenderse: huracanes y terremotos son devastadores en países en desarrollo. El FMI calcula que para un país en desarrollo mediano, cada grado adicional de temperatura global supone un impacto negativo en el crecimiento de 1,2%.

Aunque muy ambiciosos, los SDGs tienen un enfoque muy pragmático y orientado hacia la colaboración. En este sentido, se busca que los gobiernos, las empresas y la sociedad civil colaboren en proyectos e iniciativas que sirvan a la consecución de los objetivos en 2030. La inversión necesaria para alcanzar estos objetivos en áreas como la producción eléctrica, transportes, telecomunicaciones, agua o saneamiento urbano es inmensa. De acuerdo con la UNCTAD, la inversión adicional que habría que dirigir para alcanzar estos objetivos se estima en más de 2,5 billones de dólares cada año.

El papel de los inversores institucionales puede ser determinante. Los........

© América Economía